Cada vez que escuchamos esta afirmación, o la vemos escrita en algún lugar, pensamos en distintas personas que forman parte de nuestra vida, algunas muy cercanas y otras que no lo son tanto.

Pero inmediatamente, nos posicionamos en un lugar de juicio hacia esa persona y su comportamiento.

Pienso, que la reflexión sobre este concepto que se está utilizando tanto, simplificándolo al máximo, nos limita en nuestro crecimiento personal, porque pretende aislarnos de quienes piensan distinto al resto, en vez de estimularnos  a conocernos mejor  y aprender a cómo reaccionar de manera asertiva ante algo o alguien que no nos gusta.

Al juzgar a otras personas, sin comprenderlas, si no sabemos qué acontecimientos le han marcado  y cúal ha sido y está siendo su experiencia de vida, nos posicionamos en la incomprensión y desde ahí se genera nuestro sufrimiento.

¿Cómo te ha tratado tu entorno cuando has pasado por momentos de dificultad? ¿Has sentido apoyo? ¿Se han alejado de ti porque tu estado emocional no era el que las demás personas esperaban ?

Cuando alguien  parece que vive en un perpetuo conflicto, que no le permite liberarse de esa emoción  que le está controlando negativamente, necesita  ayuda, para avanzar en ese área de su vida, replanteándose las cosas desde otra perspectiva.

¿Quién no ha vivido momentos de incomprensión? ¿Cómo los has resuelto?

¿Tu entorno te ha hecho recapacitar ayudándote, o te ha aislado como si tuvieses una enfermedad extremadamente contagiosa?

Cuando somos capaces de aceptar las actuaciones de los demás, sin juzgarles bajo nuestro propio prisma, encontramos el camino para perdonar, comprender y liberarnos de esa carga que nos genera la incomprensión.

Pero también tenemos la otra visión, la de la oportunidad que tienes ante ti para aprender en este momento de desacuerdo:

¿Cómo respondes ante algo que te desagrada? ¿Qué poder le das a las palabras de las otras personas?

¿Sabes controlar tus emociones ante algo que puedes considerar un ataque verbal?

¿Qué estrategias usas para construir y no destruir como lo hace la otra persona?

El secreto está en conocerte,  desarrollando la persona que quieres ser, para vivir tu vida y disfrutarla tal y como tú la has deseado.

¿Cuánto me gusta lo que se refleja de mi?

Bajo esa mirada ¡crece, disfruta, sonríe, acepta y vive!

#SusannaSánchez

#9DeCorazonesBySusannaSánchez